20 diciembre 2007



CONCLUSIONES DE LA CONFERENCIA MUNDIAL SOBRE EL CALENTAMIENTO GLOBAL - BALI 2007.
El pasado sabado 15 de diciembre, un día despues de lo planeado ya que fue bien dificil llegar a un consenso, finalizó la Conferencia Mundial sobre el cambio climatico, realizada en Bali, Indonesia, conmemorando los 10 años de la firma del protocolo de Kioto.
Fueron dos semanas de diálogo sobre el clima, marcadas por fuertes desacuerdos y acusaciones, que culminaron con una concesión de último minuto por parte de Estados Unidos y un acuerdo para adoptar un plan para combatir el calentamiento global para el 2009.
Ahora viene lo más difícil. Los delegados de 187 naciones deben de fijar metas para que los países industrializados reduzcan sus emisiones de gases de invernadero, al tiempo de ayudar a los que se encuentran en vías de desarrollo a reducir sus propias emisiones y adaptarse a las crecientes temperaturas.
El panel sobre el Cambio Climático dijo que las emisiones deben ser reducidas entre un 25 y 40 por ciento por debajo de los niveles de 1990 a más tardar en 2020. Los gases de efecto de invernadero y otras emisiones que concentran el calor en la atmósfera deberán de ser reducidos cuando menos a la mitad para 2050, agregaron.


Lo triste es que pesar de que Unión Europea hizo una fuerte campaña para imponer topes específicos de emisiones a las naciones industrializadas, basadas en esas cifras y fechas, el plan final no fijó ningún calendario.
Kioto, firmado en 1997, sólo prevé una reducción de 5% de las emisiones de dióxido de carbono de los países más industrializados para el período 2008-2012, que podría convertirse en 3% si se tiene en cuenta la retirada estadounidense en 2001.
La mayoría de los países ricos estaban dispuestos a firmar en Bali un nuevo acuerdo sobre el cambio climático con objetivos concretos de reducciones de gases contaminantes. Sin embargo los Estados Unidos y Canadá formaron un frente unido para bloquear las negociaciones.
Luego de que en la última semana se presentara lo mas candente del debate entre el grupo de países que ya habían ratificado el acuerdo de Kioto y el frente conformado por Canada y Estados Unidos, miles de personas se manifestaron en diferentes partes del mundo pidiendo medidas más aufaces para combatir el daño etmosférico.
Entre ellos, la comunidad Avaaz reaccionó inmediatamente, juntando mas de 300 mil firmas, participando en marchas y apoyando campañas publicitarias y de presión política en los países boicoteadores. En la conferencia, los miembros de Avaaz fueron el único grupo cívico que logró obtener un permiso para manifestar dentro del centro de conferencias y entregó la petición más numerosa del mundo a los delegados.
Esperemos que ste sea solo el comienzo, y que en las conferencias programadas para el año entrante se logre un avance más significativo y un compromiso serio y decidido de los paises industrializados por reducir sus emisiones para al menos disminuir el ritmo del calentamiento de nuestro planeta.
Otros enlaces sobre el tema:
- Comunicado de prensa de las Naciones Unidas (.pdf)
- La Conferencia de Bali celebra diez años de la firma del Protocolo de Kioto
- Resolución del Parlamento Europeo, de 15 de noviembre de 2007
- EEUU tiene "serias preocupaciones" sobre acuerdo de Bali relativo al clima.

2 comentarios:

catirestrepo dijo...

Es bueno que se realizen ese tipo de conferencias.

El planeta necesita con urgencia que se piense en estrategias que permitan un menor deterioro de todos los recursos naturales.

Un próspero año para usted.

Calígula dijo...

Los científicos han demostrado que el tema del cambio climático es un hecho que está afectando en forma negativa todo nuestro planeta hasta el punto de poner en riesgo muchas especies animales y vegetales. Es imperativo que las grandes potencias sean quienes den ejemplo adoptando las medidas necesarias para disminuir sus emisiones de gases, ya que son ellos quienes más están contribuyendo al deterioro atmosférico.
Los Estados Unidos no pueden ser la excepción y es lo que el resto mundo tiene que exigir. Debemos unir nuestras voces en contra de esa actitud soberbia e irresponsable.
Un feliz año 2008 para ti, Cati, y para todos nuestros "amigos invisibles".